Archivos Mensuales: agosto 2013

Lo intenta…

Imagen

WP_000909

     Pocas veces ocurre, o al menos a mí, que la voz de alguien te haga estar expectante, enganchado, sin parpadear durante todo su discurso, pocas veces pasa, o al menos a mí… que esa voz se convierta en una melodía que parece dibujar una circunferencia perfecta en la que solo caben notas de paz, palabras de aliento… pocas veces sucede, o al menos a mí… que además ese perfecto círculo encierre palabras que te hagan poner cara, voz, cuerpo y alma a dos personajes que no conoces, que ni si quiera sabes si son reales, si existen, si han existido ….pero aún así, a mí,  me encanta girar la rueda e imaginar cómo:

“Ella paseaba siempre en globo, y coleccionaba nube. Él, sin embargo, disparaba a los extraños y regentaba un burdel abandonado. Los dos habían dado la vuelta al mundo, pero  en direcciones opuestas. Y, cuando sus espaldas se encontraron, supieron que el viaje había terminado. Hablaban un extraño y antiguo idioma que nadie había oído jamás, es posible que ni siquiera ellos…  Pero cuando se miraban a los ojos, las palabras convertidas en pequeños y malignos duendes le susurraban al oído su propio significado.  Y entonces reían, y reían, y reían… Nadie era capaz de pararlos. Ni los trenes de mercancías, ni lo semáforos en verde, ni los gritos de auxilio, ni las mujeres embarazadas, ni los abogados en paro, ni siquiera los esposos celosos. Reían y reían y reían…  Ella habló de tristeza.  Él lo entendió todo. Ella bajó la mirada. Él borró sus huellas. Se escondieron, pasaron hambre, temblaron de miedo al oír la tormenta acercarse más rápido de lo previsto y…. supieron que el fin del mundo llegaría mañana. Entonces, él le cogió una mano, la miró a los ojos y le dijo:… “GRACIAS. ADIÓS”.

                                                                                                                                                                                        Coque Malla

Anuncios